“Este ha sido un mandato perdido. El último aliento de un gobierno agotado”

9 abril, 2019

El candidato popular, Rafa Domínguez, hace balance de los últimos cuatro años del gobierno nacionalista.

  • Paro, impuestos elevados, barrios y parroquias olvidados, una ciudad sin transporte público, una ciudad sin un PXOM actualizado. Estos son algunos de los temas que puso sobre la mesa.
  • “Muchas de las medidas que el BNG de Lores prometía hacer en los primeros 100 días de mandato no están vigente y ni siquiera se encuentran en tramitación tras cuatro años”.

Pontevedra, 09 abril 2019.

“Ha sido un mandato perdido. El último aliento de un gobierno agotado. 20 años son muchos años y Lores ya ha dado todo lo que tenía que dar a Pontevedra”. Con estas palabras, Rafa Domínguez, iniciaba el balance sobre los últimos cuatro años de gobierno nacionalista.

Acompañado por su número 2, Pepa Pardo, y su número 3, Pablo Fernández, el candidato popular ha recordado además que “muchas de las medidas que el BNG de Lores prometía hacer en los primeros 100 días de mandato no están vigentes y ni siquiera se encuentra en tramitación en este momento”. “Este Gobierno ha tenido incluso que saltarse las prohibiciones electorales para poder presentar alguna obra, porque hasta ahora no habían hecho absolutamente nada más que composteros”, añadió.

Domínguez comenzó hablando de empleo. “Pontevedra continúa teniendo una de las tasas de paro más elevadas de las siete ciudades gallegas; somos el municipio que menos empresas crea; nuestra renta per cápita es una de las más bajas de Galicia y no ha venido ninguna empresa nueva a instalarse a Pontevedra”, señaló, “el mayor éxito del gobierno local en materia de empleo ha sido celebrar una fiesta cuando se ha cerrado una empresa”. Además, “para poner la guinda al pastel, Lores presenta un recurso que no sólo pone en riesgo el puesto de trabajo de 800 familias pontevedresas, sino que pone en riesgo el empleo y la economía local”, agregó.

El candidato popular también hizo hincapié en la elevada presión fiscal que padecen los vecinos de Pontevedra; en la ausencia de un Plan General adaptado al siglo XXI, “el PXOM es del año 89, no resuelve los problemas que tiene la ciudad”; y al hecho de que no se haya llevado a cabo “ninguna medida efectiva de apoyo al comercio local”. Sobre  política social, Rafa Domínguez recordó que “el gasto social es de los más bajos de España” por ello recibimos el Premio Corazón de Piedra. “Una de las promesas estrella fue la renta social, pero a día de hoy, tras 3 años de tramitación, ningún pontevedrés ha recibido ni un euro”. En materia deportiva, Domínguez mostró su respaldo al evento deportivo que se celebrará en poco menos de un mes, pero lamenta que el BNG de Lores “se olvide de los clubs deportivos de la ciudad que a día de hoy todavía no han recibido las subvenciones del 2017”. “Son clubs que llevan el nombre de Pontevedra allá por donde van, pero que están en una situación límite porque el gobierno local les adeuda ayudas desde hace 3 años”, añadió.

Por otro lado, “este iba a ser el mandato de la implantación del compostaje comunitario” pero “lo que hemos observado es que este modelo no cuenta con el apoyo social que esperaban”. “Este iba a ser el segundo modelo pero es un fiasco. Llevan mucho dinero tirado en el alquiler de los terrenos de A Canicouva, donde se iba a construir una planta de compostaje para la que no tienen ni siquiera anteproyecto después de 4 años”, recalcó.

Rafa Domínguez  destacó que los barrios “siguen siendo los grandes olvidados”. A Parda, O Burgo, Monte Porreiro son algunos ejemplos. Y en especial citó a Mollabao, “donde había la promesa sobre la promesa. En 2015 prometían un plan de actuación en el barrio y en este momento no hay ni siquiera proyecto”. También las parroquias han sido olvidadas. Pistas en mal estado, falta de  desbroce, iluminación insuficiente… “este iba a ser el mandato del rural, pero la inversión ha sido mínima porque los consideran ciudadanos de segunda”. El transporte público fue otro de los temas que puso sobre la mesa el candidato popular al recordar que “es un derecho de los pontevedreses como ciudad de más de 50.000 habitantes que somos”.

“La participación ciudadana era otra de las promesas electorales de Lores”, apuntó, “pero en cambio, a los vecinos de Bora y Xeve se les negó la palabra en Pleno, incluso se vieron obligados a abordarle en un pasillo para que atendiese sus reclamaciones; los vecinos de Mollabao continúan esperando a ser recibidos; lo mismo que les pasó a los vecinos de Monte Porreiro o de Eduardo Pondal. Tampoco se reúne con la Policía local…”, manifestó, “prometían participación ciudadana pero el diálogo se redujo en la mayoría de casos a monólogos”.

Y por último, Rafa Domínguez señaló que “este ha sido el mandato de la radicalización del BNG de Pontevedra”. “Un concejal de Pontevedra rompió la foto el Rey en el Parlamento de Galicia; hay fotos de concejales de Pontevedra con Otegi de cena; Lores apoyó públicamente el independentismo catalán y la autodeterminación de Galicia”, recordó, pero “si por algo será recordada Pontevedra en este mandato será porque Lores nombró persona non grata a uno de sus vecinos”. “Un Alcalde digno no puede insultar a uno de los pontevedreses más insignes. Pontevedra no se merece un Alcalde que insulte a un pontevedrés”, sentenció.